|
|
|
|
Search: 
Latin American Herald Tribune
Venezuela Overview
Venezuelan Embassies & Consulates Around The World
Sites/Blogs about Venezuela
Venezuelan Newspapers
Facts about Venezuela
Venezuela Tourism
Embassies in Caracas

Colombia Overview
Colombian Embassies & Consulates Around the World
Government Links
Embassies in Bogota
Media
Sites/Blogs about Colombia
Educational Institutions

Stocks

Commodities
Crude Oil
US Gasoline Prices
Natural Gas
Gold
Silver
Copper

Euro
UK Pound
Australia Dollar
Canada Dollar
Brazil Real
Mexico Peso
India Rupee

Antigua & Barbuda
Aruba
Barbados
Cayman Islands
Cuba
Curacao
Dominica

Grenada
Haiti
Jamaica
Saint Kitts and Nevis
Saint Lucia
Saint Vincent and the Grenadines

Belize
Costa Rica
El Salvador
Honduras
Nicaragua
Panama

Bahamas
Bermuda
Mexico

Argentina
Brazil
Chile
Guyana
Paraguay
Peru
Uruguay

What's New at LAHT?
Follow Us On Facebook
Follow Us On Twitter
Most Viewed on the Web
Popular on Twitter
Receive Our Daily Headlines


  HOME | Opinion (Click here for more)

VenEconomía: La Revolución Armada del Miedo y del Silencio

Por los Editores de VenEconomía

Hugo Chávez siempre se jactó de decir que “su revolución” era “pacífica pero armada”. Una media verdad que se mantiene aún cuando ahora la batuta la sostiene Nicolás Maduro, el ungido de los Castro.

Para comenzar, lo de “pacífica” es un término discutible. El supuesto pacifismo es desmentido por los muertos de abril de 2002 en manos de violentos del chavismo; los despidos de unos 20.000 trabajadores petroleros al son del pito que sonó un Chávez prepotente; los desalojos de los trabajadores de PDVSA de sus hogares a punta de gases lacrimógenos lanzados por la “gloriosa” Guardia Nacional; el despojo de tierras y propiedades que se hiciera a los campesinos a garrote limpio y por voluntad del hoy comandante supremo; los sicariatos de sindicalistas, los presos políticos y la persecución y vejámenes de cuanto manifestante se atreva a protestar los innumerables incumplimientos del gobierno.

La realidad que no falseó Chávez es que su revolución era armada. Sabía bien lo que decía, pues sus lugartenientes se encargaron de armar ilegalmente a sus colectivos, a quienes les dieron el carnet de la impunidad y de la anarquía para actuar a su libre albedrío. Una política que se está escapando de las manos de quienes hoy tienen al país en sus garras, y a dos últimos hechos se remite al lector:

El primero, lo acontecido hace unas semanas en el Hospital José María Vargas, el segundo hospital más importante del país. Resulta que este importante centro hospitalario fue tomado hace dos fines de semana por un grupo de encapuchados armados que se identificaron como integrantes del Colectivo Tupamaro, unos de los principales colectivos del proceso. Este grupo violento coaccionó y sometió a médicos y personal hospitalario para que atendieran a dos de sus miembros que llegaron lesionados luego de un accidente vial. Aunque ésta no es la primera vez que este hospital es azotado por el hampa, lo novedoso es que esta vez el colectivo ofreció no repetir la acción y darles protección afirmando que ellos trabajaban en conjunto con las autoridades. ¡A confesión de parte...!

Otro hecho que ilustra cómo se han salido de cauce estos colectivos se refleja en la reseña de El Nacional del martes 15 de octubre, que informa sobre la actuación “en forma coordinada” del Colectivo Lídice con la Guardia del Pueblo Soberano, para disolver una fiesta callejera que se realizaba un sábado en la madrugada en la redoma Los Mangos de Lídice. Independientemente de si las personas que hacían la fiesta estaban molestando a los vecinos, la violencia y la vejación a la que fueron sometidos, según denuncian, por grupos civiles armados y efectivos militares está fuera de la ley y no debe ser admitida como algo normal.

El Estado cuenta con el cuarto componente de la FANB, la Guardia Nacional, y con la Policía Nacional Bolivariana como las fuerzas para imponer el orden dentro de la Constitución y las leyes. Usar a colectivos civiles armados como acompañantes de las fuerzas del orden, para imponer el miedo y el silencio en la población, además de ser una ilegalidad, puede ser el detonante de hechos anárquicos y violentos que se sabe cuando empiezan pero no cómo ni cuándo terminan.

VenEconomía, empresa dedicada desde 1982 al estudio y análisis del acontecer nacional, es hoy día la principal casa editora de publicaciones especializadas en el ámbito de los negocios en Venezuela.

Click here to read this in English

Enter your email address to subscribe to free headlines (and great cartoons so every email has a happy ending!) from the Latin American Herald Tribune:


 

Enter your email address to subscribe to free headlines (and great cartoons so every email has a happy ending!) from the Latin American Herald Tribune:

 

Copyright Latin American Herald Tribune - 2005-2019 © All rights reserved